Síntomas físicos del miedo escénico
Mila Melero

Síntomas físicos del miedo escénico

Por Mila Melero | Educadora y consultora en Técnicas de Comunicación | 18/09/2015 12:00

¿Cómo frenarlos?

Cada vez que te pones frente al público subes un escalón que te aleja de tus miedos. Esa es tu recompensa, ánimo, todo irá bien.

 

Recursos con que ayudarte

1.      Respirar consciente y profundamente

2.      Beber agua o una tisana suave

3.      Sustituir un pensamiento negativo por otro positivo

 

Lo de la respiración profunda es muy popular como remedio, pero a menudo se nos olvida.

  • Una respiración profunda y acompasada obliga a tomar conciencia de la entrada y la salida del aire y nos lleva mentalmente a momentos de paz. En cuanto nos damos permiso para pacificarnos un poco, todo el sistema recibe la información….Todo va bien, respiremos todos a la par, los pies, las manos, la nuca, los ojos… ahora deja de fruncir el ceño y…prueba a sonreír. Verás como toda esa nube negra se va dispersando…

Respira, todo va bien.

Lo de beber algo suave, fresco o caliente, es otro tipo de mensaje de tranquilidad que le mandamos a nuestro sistema nervioso.

  • Nada malo puede estar pasando si estamos tomando una taza de poleo, tranquilamente, o un vaso de agua. ¿Recuerdas como en las películas y en la vida real, cuando alguien está fuera de sí, se le suele indicar que beba agua? Algo tan simple sirve para echar el freno a una crisis de llanto o de nervios… Beber es algo agradable, saludable…

Respira, todo va bien.

Lo del pensamiento positivo en vez del pensamiento negativo también es “mano de santo”.

  • Si partimos del hecho de que hablar en público es una actividad estresante, busquemos un pensamiento de algo que nos guste mucho y decidamos usarlo como punto de apoyo cada vez que tengamos que hablar en público. En cuanto notemos que nos invaden los miedos, echemos el freno de la imaginación destructiva y busquemos esa imagen agradable, ese sol del atardecer, ese olor a hierbabuena, ese gato ronroneando,… cada uno tiene la suya. Es como ponerse el cinturón de seguridad, si pienso en algo agradable no puedo pensar a la vez en algo desagradable. El cerebro no sabe hacer las dos cosas a la vez y podemos “engañarle”…

Respira, todo va bien.

 

Respira profundamente.Bebe un poco de agua

Piensa en tu recuerdo agradable

Todo va bien. Todo irá bien.

 

“Me he preparado a fondo y voy a desarrollar mi presentación lo mejor posible. Tengo gran respeto por este público y voy a intentar que me sigan y lo pasen bien, es todo lo que puedo hacer y es lo que voy a hacer…. Y cuando acabe seré un poco más capaz que ayer” (Yo, el orador tembloroso)

Por lo tanto:

1.      Prepara tu tema a fondo. Esos son los muros de piedra de tu fortaleza. Recuerda, solo una buena preparación te permitirá ser flexibles a la hora de adaptarte a las circunstancias de cada exposición pública. Además, solo una buena preparación permite, llegado el caso, una buena improvisación.

 

2.      Prepárate para la lucha. Sabemos que hablar en público es una actividad estresante en sí misma. Sabemos que puede disparar una serie de reacciones físicas desagradables. Entonces, como lo sabes,  no puedes permitir que eso te deje  “fuera de juego”.

 

3.      No te asustes por los síntomas. Sequedad de boca, temblor de manos y rodillas, cierto tartamudeo, pulso acelerado, sudoración inesperada, retortijones, rubor inesperado, cierta amnesia momentánea etc.… Todo es cosa de la adrenalina. Sube y sube…y luego baja. Tranquilo/a. Respira hondo. En la mayoría de los casos nadie nota nada excepto tu  mismo. Ya sabemos que ese es un consuelo a medias, pero ayuda a no acabarse de agobiar.

 

4.      Lo cuarto y la buena noticia es que todo ese alboroto fisiológico tiende a disminuir. Es posible y nos permite ir superando situaciones y practicando. Date unos minutos y recuerda que, a más práctica menos nervios y seguridad creciente.

 

“Cada vez que me pongo frente al público subo un escalón que me aleja de mis miedos. Esa es mi recompensa, todo irá bien(Yo, el orador tembloroso)

 

En el siguiente enlace tienes información de un mini-curso que te puede ayudar: ¿CÓMO HABLAR EN PÚBLICO SIN SUFRIR? - http://bit.ly/hablar-sin-sufrir

© Copyright 2014-2015  Mila Melero

*Puedes publicar mis artículos si incluyes mi nombre con un enlace activo hacia mi web y la siguiente información: 

Mila Melero, periodista audiovisual durante la mitad de su vida. Ahora se dedica a ayudar a profesionales y a expertos a cautivar a sus audiencias, compartiendo los secretos de su amplia experiencia, mediante la formación en Técnicas de Comunicación. Si quieres conseguir su booklet gratuito, “Cómo poder hablar en público, con poder”, visita ahora  http://milamelero.com

Mila Melero

Autor: Mila Melero

Periodista Audiovisual, de carrera y de talante, con instinto para el espectáculo.

Deja tu Comentario