Los gestos toman el mando y nos delatan
Mila Melero

Los gestos toman el mando y nos delatan

Por Mila Melero | Educadora y consultora en Técnicas de Comunicación | 20/07/2015 12:00

¿Cuál es el poder de la comunicación no verbal al hablar en público?

 

Los comportamientos no verbales pueden dar muchas pistas para saber qué actitud tienen las personas con quienes nos relacionamos.

 

La gestualidad aporta mucha información y varía por zonas geográficas y / o culturales. Los gestos son tan variados como las personas y hace falta mucho estudio y mucha práctica para leerlos seria y correctamente. Además, un mismo gesto no significa lo mismo en todas partes.

 

En cualquier caso, es evidente que no es un tema menor para aquellos que deben usar la comunicación pública como una de sus herramientas de trabajo. El conocimiento del impacto de los propios gestos y el manejo deliberado de algunos de ellos aportarán ciertas ventajas a quien los controla.

 

EL COMPONENTE VERBAL SE UTILIZA PARA TRANSMITIR INFORMACIÓN.

EL COMPONENTE NO VERBAL TRANSMITE ESTADOS Y ACTITUDES.

 

El reconocido investigador ALBERT Mehrabian estableció -en un estudio publicado en 1969 y del que todavía se sigue discutiendo- los porcentajes que intervienen en el impacto de los mensajes:

 

 - Las palabras influyen en un 7%

 - La voz y el uso que hacemos de ella influye en un 38%

 - Los gestos y las señales que emitimos  influyen en un 55%

 

Eso quiere decir que más de la mitad del efecto que van a producir nuestras palabras va a depender de nuestro lenguaje corporal y que si este no es coherente con lo que hemos dicho, lo que mandará será nuestra expresión y nuestros gestos.

 

CARA A CARA. LA MAYORÍA DE LAS COSAS IMPORTANTES

SE DECIDEN DURANTE UNA CONVERSACIÓN PRESENCIAL. 

 

¿Por qué todos procuramos hablar las cosas cara a cara, cuando les damos realmente importancia? Porque somos conscientes de la enorme dosis de información no verbal que nos transmitimos en los encuentros personales y que se pierde por el camino de los teléfonos, los correos y las telecomunicaciones.

 

La comunicación efectiva se establece a partir de las sucesivas combinaciones de todos nuestros recursos expresivos.

 

El lenguaje corporal abarca lo que hacemos con:

 

1. El rostro

2. La mirada

3. Las manos

4. Los pies

5. El movimiento del cuerpo

 

… Y LA INDUMENTARIA

 

¿Y hoy qué me pongo?

 

Puede parecer una pregunta superficial, pero es una pregunta necesaria e importante. Porque tiene consecuencias.

 

Como vehículo de comunicación que es, hay que usar la indumentaria con sabiduría y decidir qué impresión queremos generar. Adaptación a la situación y al público es la clave. Lo mejor es la discreción, pero en línea con el contexto.  Hay que saber adaptarse a las circunstancias, excepto que prefiera vivir como un ermitaño.

 

Y cuidado con los perfumes, el olfato es implacable.

Y cuidado con los complementos. Huya del estilo “árbol de navidad”

Y cuidado con las joyas. Los brillos y los tintineos de las pulseras o los relojes nos robarán el protagonismo.

 

Tenemos cinco sentidos, todos captan información y entre todos se construyen una imagen global.

 

No lo olvide, cuando habla en público le ven más de lo que le escuchan.

 

El entusiasmo necesario

 

Se requiere una energía y una calidez contagiosa. Sin eso no se llega a la gente. Es más, recordarán nuestro entusiasmo y olvidarán nuestras palabras.

 

Para hacernos cargo del efecto de nuestras locuciones tenemos dos caminos:

 - La sinceridad ineludible de una cámara de vídeo.

 - La sinceridad solicitada, y agradecida,  de nuestros seres más cercanos.

 

Debemos saber qué efecto producimos, para saber cómo caminar a favor de la comunicación eficaz.

 

Aspectos a evitar cuando hablamos en público

 

.  Gesticular en exceso

.  Tener las manos en los bolsillos

.  Movernos demasiado, o demasiado poco

.  Cambiar la mirada de sitio constantemente

 . Dar la espalda a la audiencia o esconderse tras el atril o la mesa.

.  Hablar demasiado alto o demasiado bajo.

 

El ser humano comunica con todo su ser.

 

Cada acto, cada gesto y cada palabra son una manifestación de quién es esa persona.

Por eso es tan importante tener cuidado con la congruencia de los componentes que utilizamos en nuestra comunicación pública.

 

HABLAR NO ES COMUNICAR.

NO ES LO QUE DICES, ES LO QUE TRANSMITES

 

Igual que al conducir un coche hay que coordinar los pedales, el volante y la atención al retrovisor, al hablar en público hay que controlar lo qué decimos, cómo usamos nuestra voz y qué hacemos con nuestros gestos y nuestras posturas.

 

La comunicación pública se sostiene sobre tres patas:

 

 Comunicación verbal……….. El uso del lenguaje, en su fondo y en su forma.

 Comunicación para verbal….El uso de la voz y de sus cualidades

 Comunicación no verbal…….El uso de nuestro cuerpo y nuestros gestos.

 

Hay mucho que saber sobre la comunicación no verbal. Si te interesa este tema tienes mucho por descubrir. Aquí nos dedicamos a estos asuntos.

 

En el siguiente enlace tienes información de un mini-curso que te puede ayudar: ¿CÓMO HABLAR EN PÚBLICO SIN SUFRIR? - http://bit.ly/hablar-sin-sufrir

 

© Copyright 2014-2015  Mila Melero

*Puedes publicar mis artículos si incluyes mi nombre con un enlace activo hacia mi web y la siguiente información: 

Mila Melero, periodista audiovisual durante la mitad de su vida. Ahora se dedica a ayudar a profesionales y a expertos a cautivar a sus audiencias, compartiendo los secretos de su amplia experiencia, mediante la formación en Técnicas de Comunicación. Si quieres conseguir su booklet gratuito, “Cómo poder hablar en público, con poder”, visita ahora  http://milamelero.com

 

Mila Melero

Autor: Mila Melero

Periodista Audiovisual, de carrera y de talante, con instinto para el espectáculo.

Deja tu Comentario